En esta ocasión actuó como invitado excepcional el más destacado grupo de música latinoamericana de Canarias: Sangre de Cóndor.

Como es tradición en sus festivales, la agrupación aprovechó la ocasión para recordar a personas destacadas de la cultura popular canaria. En esta ocasión se recordó a dos folcloristas ya desaparecidos, que fueron piezas clave en el devenir cultural de Gáldar durante la segunda mitad del siglo pasado: Antoñito Martín Mederos y Maruchi Macías Gutiérrez. El primero, desde el ámbito de la música tradicional y, Maruchi, en la difusión de nuestros bailes folclóricos.

También se homenajeó a dos personas cuya historia acumula décadas de entrega a nuestras tradiciones: el cantor popular Braulio Pérez Santana (Yayo) y la folclorista Cecilia Machín Mateos. Yayo es el vivo icono de toda una generación de intérpretes de nuestro folclore que preservaron los estilos y la esencia de nuestros aires tradicionales en un momento en el que lo nuestro carecía de la relevancia social que hoy disfruta. Por su parte, Cecilia Machín, digna heredera de las esencias musicales de su padre, Santiaguito Machín, ha mantenido vivas durante décadas las pioneras agrupaciones fundadas por su progenitor y se ha entregado a inculcar nuestro folclor a generaciones de galdenses, estimulando el amor por nuestra cultura a niños y niñas de la comarca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.