El detenido, sustrajo presuntamente el día de fin de año unos 50 metros de cableado telefónico de ese barrio, que escondió entre la vegetación en un lugar cercano donde fue hallado posteriormente por agentes que investigaron lo ocurrido, explica en un comunicado de la Comandancia de Las Palmas.

El robo provocó que los habitantes de la zona de San Isidro quedaran incomunicados por teléfono e internet hasta el 4 de enero.

La Guardia Civil resalta que en la resolución de este caso fue determinante la colaboración de los vecinos de la zona.

Los agentes pudieron recuperar el cableado sustraído e identificar al supuesto autor de los hechos, que, junto con los efectos recuperados, fue puesto a disposición del juzgado que estaba en funciones de guardia en Santa María de Guía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.