El Pleno del Ayuntamiento de Gáldar aprobó en la sesión plenaria celebrada el pasado jueves la modificación de las obras escogidas por el consistorio para la anualidad de 2017 del Plan de Cooperación con el Cabildo de Gran Canaria. La aprobación del proyecto DUSI a través de Fondos Europeos ha dejado libres unos 500.000 de la próxima anualidad del programa insular que el grupo de gobierno destinará a la primera fase de los trabajos de reconversión del antiguo colegio de “las Monjas” en un Hotel Emblemático.

Aunque esta obra ya había sido presentada a través del Fondo de Desarrollo de Canarias (FDCAN), el consistorio quiere asegurar la financiación, ya que aún se desconoce si el gobierno regional aprobará el proyecto y qué cuantía destinará. De esta manera, para la anualidad 2017 se aseguran 498.500 del Plan de Cooperación, más otros 401.450 de aportación municipal, que posteriormente podrían ser financiados por el programa regional caso de aprobarse.

Sea como sea, el proyecto ya no tiene marcha atrás y el Ayuntamiento podría comenzar el próximo año con las obras de remodelación del edificio, que data de 1850 y que ya en 1896 funcionó como establecimiento alojativo como una sucursal del Hotel Santa Catalina, después de que fuera adquirido por la compañía inglesa Gran Canary Island Co. Ltd.

El proyecto de rehabilitación, realizado por Ramón Chesa & Javier Mena Arquitectos, plantea mantener al máximo, por encima incluso de los niveles de exigencia al tratarse de un edificio protegido, todos aquellos elementos formales y espaciales que pertenezcan al edificio histórico, con unas obras de adaptación sencillas que supongan unas mínimas modificaciones.

En este sentido, el hotel dispondrá de todos aquellos elementos que correspondan a su uso y que se puedan desarrollar dentro del edificio sin modificar sus elementos históricos y arquitectónicos protegidos. Dotaciones como zonas libres o aparcamiento vinculados al Hotel, al no ser posible ubicarlas en el edificio, se han sustituido por terraza habitable y aparcamientos públicos en la cercanía del inmueble. Por tanto, se contará con una zona de administración con recepción y oficina; zonas comunes consistentes en salones, comedor, restaurante-buffet, terraza-bar; una zona privada de huéspedes consistente en habitaciones dobles y sencillas con baño y una zona de servicio que incluye cocinas, oficios de planta y almacenes. En total serán 1007 metros cuadrados para el uso y disfrute de huéspedes y ciudadanos.

Las tres plantas del edificio estarán comunicadas por el mismo núcleo de comunicaciones vertical, a través de escalera y ascensor. La rehabilitación como hotel se desarrollará en torno a un patio central iluminado cenitalmente mediante una claraboya y en la planta baja se dispondrán los salones comunes y al que ventilan los corredores y estancias comunes de la planta alta. Las actuaciones continúan en una zona fuera de protección, con una planta ático con terraza en la azotea.

En total, el ‘Hotel Agáldar’, como está previsto que se llame el recinto, contará con 20 habitaciones, de las que 3 serán sencillas con una cama y el resto dobles. En la planta ático, se ubicará una zona de estancia al aire libre con una zona de bar para crear una terraza “chill-out”, que pueda ser utilizada por huéspedes y ciudadanos en general.

Los usos del programa de necesidades descritos se concretarán de la siguiente forma por plantas: Planta Baja: zonas comunes , vestíbulo, recepción y administración, salón de estar, comedor de desayunos, bar-cafetería, zona privada de huéspedes con 4 habitaciones dobles con baño, zonas de servicio, cocina general, cocina del bar, oficio de planta, sala de máquinas, despensa y cámaras. Planta Primera: zonas comunes, vestíbulo y corredor, salón múltiple, zona privada de huéspedes con 10 habitaciones dobles con baño, zonas de servicio, oficio de planta y almacén. Planta Ático: zonas comunes, terraza “chill-out” con zona de bar y estancia, zona privada de huéspedes con 3 habitaciones dobles con baño, 3 habitaciones sencillas con baño, zonas de servicio y oficio de planta.

Vista del edificio a 30 m. desde la Plaza de Santiago.
Vista del edificio a 30 m. desde la Plaza de Santiago.

Dada la importancia de actuar sobre el edificio histórico sin afectar a su imagen, se ha tenido especial cuidado en diseñar esta nueva planta, de forma que no sea visible desde la Plaza y calles colindantes. Solamente desde la calle Tasarte, situada en la trasera del edificio, va a ser perceptible la nueva intervención, al modificarse los añadidos que, sin ningún criterio integrador se realizaron en los años 60 del siglo pasado.

Cabe destacar que el edificio se adecuará a todos los requisitos de la ley de ordenación de la edificación en materia de accesibilidad, seguridad, higiene, protección acústica y ahorro de energía.

Los materiales a utilizar en el edificio antiguo son: tarimas de madera en suelos o losetas hidráulicas recuperadas de las existentes en buen estado, enfoscado y pintura lisa en paredes, falsos techos de escayola y puertas interiores de madera barnizada, mientras que para la carpintería exterior se repararán las puertas y ventanas existentes. Asimismo, en la fachada se mantienen los elementos de cantería, que están en buen estado, así como las barandillas de hierro forjado y las celosías de cubierta.

En las zonas en las que se añadirán nuevos elementos, como es el antiguo patio trasero de juegos y la planta sobre cubierta, al tratarse de elementos no originales del edificio que fueron añadidos con materiales de baja calidad y sistemas constructivos inadecuados que producen una nula integración con el edificio antiguo, se intervendrá utilizando materiales coherentes con los de un edificio histórico, como pueden ser madera en celosías de fachada o cerámica, utilizando formas sencillas que no compitan con el diseño original, ni en volumen, ni en diseño.

El proyecto de rehabilitación integral supondrá una inversión de 1.283.999 euros, que serán invertidos a razón de 899.999 euros en la anualidad de 2017 y 384.000 en 2018. El alcalde del municipio, Teodoro Sosa, afirmó en la sesión plenaria que el consistorio ha tenido la iniciativa pública de realizar este importante esfuerzo inversor, porque si no, “Gáldar nunca contará con alojamiento de calidad en el casco”.

Vista aérea del edificio.
Vista aérea del edificio.

imagen del chill out

Comentarios

  1. Me parece una idea excelente. Gáldar estaba muy necesitada de un espacio alojativo y la elección de este edificio me parece genial tanto por su ubicación como por su estilo arquitectónico.Enhorabuena.

  2. Enhorabuena por llevar a cabo esta enblatica obra, la verdad es que Galdar ha crecido mucho y merece de una obra de estas características, a seguir trabajado y llevar a la Real y noble ciudad de Galdar donde se merece.

  3. Vecino/a. Todo me parece magnífico, pero ¿Quién lo financia y cuánto va a ser la cuantía? Gracias, espero contestación por parte de los comentaristas o personas que sepan la respuesta. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.