Gáldar acoge desde hace unas semanas a la Notaria más joven de la isla. Adela Arriola Cortés (1984) ocupa en Gáldar una de las 90 plazas a las que aspiraban más de 900 candidatos de toda España en las oposiciones de este año. Madrileña de nacimiento, fue canaria de adopción durante una gran parte de su vida al ejercer su padre, Francisco Arriola, como Notario en la ciudad de Telde. Ahora, con 32 años, ha decidido instalarse en la isla nuevamente para ejercer su profesión, y concretamente en Gáldar, una plaza que le da la oportunidad de crecer profesionalmente. galdaraldia.es se ha acercado hasta su despacho, ubicado en la calle San Miguel del casco de Gáldar, para conocerla más de cerca.

¿Que lleva a una chica de 32 años a interesarse por la Notaría?

Bueno, a mí siempre me ha atraído mucho el mundo notarial, por la conexión que hay con las personas, la cercanía con las personas. Eso me gusta muchísimo. Yo siempre he tenido un interés por el Derecho porque mi padre es Notario y Abogado del Estado, mi madre era Secretaria Judicial, mi tío es Notario y mi bisabuelo era también Abogado del Estado, entonces yo siempre he tenido esa cercanía. Pero la notaría me interesaba especialmente, por el contacto con las personas y porque el Notario, al fin y al cabo, es como un “sacerdote jurídico”, se ocupa de los aspectos más íntimos de las personas.

Se puede decir entonces que a usted la profesión le viene de casta…

Sí, me viene de casta y estoy muy orgullosa de ello. Desde pequeña me lo han inculcado en casa y yo he visto la pasión por el Derecho en casa, y eso me gustó mucho, se me transmitió.

Pero llegar a ser notario exige de una esfuerzo muy importante. ¿cuánto tiempo le llevó preparar las oposiciones y eran muchos los candidatos?

Sí, llegar a ser notario exige un esfuerzo muy importante. Eso garantiza también que el profesional que tienes delante está suficientemente cualificado para que le ciudadano este bien atendido y que la seguridad jurídica sea efectiva.

Estuve un total de 8 años estudiando para las oposiciones. Estudiaba 6 días a la semana, mínimo 9 horas. A medida que se aproximaba el examen llegué a las 12 o 14 horas diarias. O sea, es un examen muy fuerte. Son cuatro ejercicios, dos de ellos orales ante un tribunal que se defiende durante una hora y el tercero es un escrito, un caso práctico que se resuelve durante seis horas por escrito y luego se defiende ante un tribunal. Y por último hay un cuarto ejercicio que consiste en redactar una escritura y liquidar el impuesto. Y sí, hay muchos candidatos. Este último año éramos unos 900 y hay solamente 90 plazas. La competencia es dura y el examen es exigente.

La entrada en vigor de la nueva ley de jurisdicción voluntaria amplía las competencias de los notarios, ¿qué va a suponer esto a medio y largo plazo para la profesión?

Efectivamente. La nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria ha dado nuevas competencias para los Notarios, tanto para la celebración de matrimonios como para la tramitación de divorcios, expedientes de dominio, para muchas cosas. ¿Esto que va a suponer? Pues una cercanía aún mayor de los notarios hacia los ciudadanos y, por lo tanto, mayor seguridad jurídica a mayores ámbitos todavía si cabe.

A pesar de todo, los “asuntos tradicionales” siguen siendo los más demandados…

Sí, los asuntos tradicionales, sobre todo en una plaza como Gáldar, siguen siendo los más demandados. Temas por ejemplo como un testamento, una compra-venta, una herencia, etcétera.

¿Por qué se decantó por la plaza de Gáldar?

Pues yo me decanté por Gáldar por una doble razón: desde el punto de vida personal mi padre había sido Notario en Telde durante varios años, y yo viví aquí, además tengo dos hermanos canarios y tenía un recuerdo muy bonito de Gran Canaria. Yo tenía claro que quería volver, porque sé que aquí la calidad de vida es muy buena, que los canarios son gente especialmente cercana, acogedores y eso a mí me gustaba mucho. También la playa me atraía mucho y el buen clima.

Y por otro lado, desde el punto de vista profesional, Gáldar es una plaza que a mí me brindaba muchas oportunidades de crecer como Notario y de aprender cosas. Se puede decir que fue una mezcla de las dos cosas lo que hizo que yo decidiese venir aquí.

¿Ha tenido ya tiempo de conocer los servicios más demandados por los vecinos de la comarca, relacionados con la notaría?

Pues a pesar de que abrimos hace poco, ya estamos viendo más o menos lo que más se está pidiendo aquí. Temas como por ejemplo expedientes de dominio, alguna declaración de obra nueva, compra-venta, testamentos, poderes. Esos son los tipos de cosas que más se están pidiendo aquí.

Y usted, desde su profesión, ¿qué puede aportar a los ciudadanos de la comarca?

A los ciudadanos de la comarca puedo aportarles, sobre todo profesionalmente, seguridad jurídica como Notario. Y luego personalmente, una atención muy cercana, cuidarles desde el punto de vista profesional tan bien como pueda. Y sobre todo asesorarles, solucionar todos los problemas que me traigan de la mejor manera posible, porque muchas veces la gente tiene problemas que les angustian, que son personales y que en la notaría tiene muy fácil solución. Y aquí en la notaría yo estoy dispuesta a solucionarlos.

¿Ya se ha “aclimatado” al ritmo de vida de los galdenses? ¿Qué es lo que más le gusta de Gáldar?

Sí me he aclimaté al ritmo de vida de los galdenses, además muy fácilmente porque es una delicia. Estoy muy contenta de vivir aquí.

Lo que más me gusta de Gáldar, sin lugar a dudas, es su gente. Independientemente de que aquí los paisajes, las playas, y también los fondos marinos -porque soy aficionada al submarinismo-, aunque todavía no he podido descubrirlos, pero la gente es a mí lo que más me ha gustado: la cercanía, el cariño, lo acogedores que son los canarios general y los galdenses en particular

Alguna anécdota desde que se instaló en nuestro municipio…

(Risas) Cuando colocamos el logo, mucha gente se asomaba y preguntaba qué significaba el “Nihil Prius Fide”, y yo les explicaba que literalmente quiere decir “Nada por delante de la fe”, que es el lema del cuerpo de Notarios y algunas personas me comentaban que era una Notaria “muy joven” (risas).

Comentarios

  1. Bienvenida a la ciudad de los Caballeros de Galdar, Muchas Felicidades y que tenga mucha suerte en ésta trayectoria profesional,

  2. Enhorabuena por trabajar y vivir en la ciudad de Galdar te va a encantar trabajar aquí. Los galdenses/as son personas encantadoras y posiblemente te jubilaras aquí. Bienvenida y que tengas mucha suerte.

  3. Adela!!! Amore!!! que alegria!!! tenia pendiente localizarte, vamos saber donde ibas de Notaria!!! me alegra por ti pero que lejos!!! cuiden bien a su Notaria. Es una excelente persona!!!

  4. Me alegra tener una notaria tan joven en Las Palmas,Gáldar en concreto) Mi padre también era notario en Lad Pamas, hasta su jubilación. También estuvo en Guia (Su primera notaria) Fué de los notarios más jóvenes de España. Me gustaria conocerte, pues me trae muchos recuerdos de mi padre ya fallecido en 2011. Un saludo y bienvenida.

  5. Yo fui notario de Guía en la época en q tu padre estuvo en Telde, vivimos en el mismo edificio y te conocí cuando apenas levantabas medio metro del suelo. Guardo un recuerdo extraordinario y espero q te vaya tan bien como me a mi. Un abrazo fuerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.