El Salón de Plenos de las Casas Consistoriales acogió la tarde de este jueves la sesión correspondiente al mes de marzo, en la que el grupo de gobierno dio cuenta de la liquidación presupuestaria del año 2016, que ha cerrado con un superávit de 4.255.000 euros.

Según informó la concejala de Hacienda, Valeria Guerra, el pasado año los ingresos municipales aumentaron en dos millones hasta los 24.698.672,50 euros, dos más que en 2015, lo que ha permitifo cumplir con el objetivo de estabilidad presupuestaria y regla del gasto.

Con respecto al Instituto Municipal de Toxicomanías, también cerró 2016 con números positivos, registrando 396.801 euros de ingresos y 393.029 euros, registrando 3772 euros de superávit.

El alcalde, Teodoro Sosa, valoró muy positivamente estas cifras, que por primera vez han permitido que el consistorio cierre un ejercicio presupuestario con 1.854.000 euros.

Según informó el primer edil, cuando llegó a la alcaldía en 2007 la deuda municipal ascendía a 31.200.000 euros y hoy va por 15 millones a los bancos y 7 a la seguridad social, con lo que a 31 de diciembre de 2016 se ha reducido la deuda municipal en 9 millones de euros.

Estos buenos números se verán reflejados según Sosa en la próxima auditoría del Fondo Canario de Financiación Municipal, que por primera vez se espera que no obligue a destinar el 50% a saneamiento tras la mejoría económica experimentada por el consistorio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.