Técnicos arqueólogos de la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria han certificado en el Pozo de Tenoya la existencia de los primeros restos óseos humanos, en el curso de los trabajos promovidos por este Cabildo que se ejecutan con la finalidad de vaciar el citado enclave y localizar los restos humanos de represaliados en el año 1937.

En el curso de una visita realizada ayer lunes, día 13 de marzo, al mencionado enclave declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Sitio Histórico, se confirmó que los restos inicialmente descubiertos a primera hora por los operarios de la empresa adjudicataria de los trabajos –Pozos y Reparaciones Medina- se trata de restos óseos humanos.

Localizados en dos galerías laterales, sin orden aparente alguno y mezclados con algunos otros restos de animales, los huesos corresponden al menos a dos personas adultas, presumiblemente varones. En dichas galerías localizadas aproximadamente a unos 33-34 metros de profundidad con respecto al brocal del pozo que, como es sabido, se encontraba completamente colmatado prácticamente hasta la superficie cuando se iniciaron los trabajos en octubre de 2013, han aparecido fémures, tibias, vértebras y pelvis, todos ellos en buen estado de conservación y sin conexión anatómica.

Según lo dispuesto en la Orden PRE/2568/2011, de 26 de septiembre, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 23 de septiembre de 2011, por el que se ordena la publicación en el Boletín Oficial del Estado del Protocolo de actuación en exhumaciones de víctimas de la guerra civil y la dictadura, el Cabildo de Gran Canaria ha cursado traslado del hallazgo al Juzgado de Instancia e Instrucción nº1 de Arucas, Guardia Civil, Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canarias, Dirección General de Patrimonio Cultural Gobierno de Canarias, Ayuntamiento de Arucas y Asociación de Memoria Histórica de Arucas.

El hallazgo de los restos óseos humanos se produce cuando el Cabildo acometía la última fase de la intervención en el Pozo de Tenoya y cuando se cumplen justamente 80 años de la desaparición de un indeterminado número de personas durante el mes de marzo de 1937, de las que la historia oral insistía en que fueron arrojadas al Pozo de Tenoya. El Cabildo ha invertido hasta la fecha en estos trabajos que se han venido realizando en el Pozo de Tenoya desde hace cuatro, de acuerdo con una resolución adoptada por el Pleno de la Corporación de fecha 26 de abril de 2012, la cantidad de 253.154 euros.

Ahora se abre una fase totalmente nueva en la prospección del Pozo de Tenoya. Las meticulosas tareas de extracción de los restos y del relleno serán en todo momento supervisadas a pie de obra por inspectores de Patrimonio Histórico de la Corporación insular con el objeto de garantizar que no se produzca ninguna afección negativa sobre los posibles restos humanos. Los trabajos se detendrán cautelarmente hasta que el Cabildo redacte un nuevo proyecto de intervención y exhumación de los restos que, previsiblemente, podrían volver a reiniciarse a finales del mes de abril.

Se da la circunstancia que la empresa adjudicataria de los trabajos y especializada en complejas labores realizadas en pozos y galerías, participó en la actuación del Pozo del Llano de las Brujas (también en Arucas), donde se recuperaron los restos de 24 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.