La presencia de circos que incluyen entre su programación los espectáculos con animales en la isla ha vuelto a reabrir el debate en la sociedad sobre la conveniencia o no de que se sigan manteniendo espectáculos utilizando animales. Los vecinos de Gáldar pueden estar tranquilos: su ayuntamiento es pionero en la isla en la prohibición en su término municipal de este tipo de espectáculos que, según de los defensores de los animales, les priva de libertad y su cautiverio en jaulas de reducidas dimensiones es una forma más de experimentar malestar y sufrimiento mercantilizando con la vida de los seres vivos.

Fue el 25 de noviembre de 2010 cuando la sesión plenaria del Ayuntamiento de Gáldar aprobó -con los votos a favor de BNR-NC y PSOE y la abstención de PP y UnPG- la Ordenanza Municipal reguladora de Tenencia, Custodia y Protección de Animales. Esta Ordenanza, que según explicó en dicha sesión plenaria el alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa, otorga una gran relevancia a la consideración de los animales como bien jurídico a proteger, se ajusta a lo establecido en el artículo 45 de la Constitución Española de 1978, en la cual se recoge el derecho de todos a disfrutar de un medio ambiente adecuado y el deber de conservarlo.

En ella se expone que la creciente preocupación de las sociedades desarrolladas en la protección de los animales, sumada a la cada vez mayor tendencia de los habitantes de núcleos urbanos a poseer y convivir en sus domicilios con animales no solo de los considerados clásicamente como “domésticos” o de “compañía”, sino con especies salvajes y exóticas, genera la necesidad de una cada vez mayor intervención de las distintas Administraciones Públicas en el ámbito del control de la cría y reproducción, comercio y traslado, así como en el establecimiento de normas que regulen su tenencia en condiciones higiénico-sanitarias y de trato adecuado, acordes a los principios de respeto, defensa y protección y sin perjuicio de las consideraciones de seguridad y sanidad de los ciudadanos.

Se pretende aumentar con ello la sensibilidad colectiva de los vecinos del municipio hacia comportamientos más humanitarios y propios de una sociedad moderna en el trato de los animales, garantizar su mantenimiento y salvaguarda, el respeto, la defensa y la protección de los animales, haciéndolos compatibles con la higiene, la salud pública y seguridad de las personas y bienes de este término municipal.

En concreto, la ordenanza establece en su artículo 68 que “se prohíbe la estancia de los circos con animales en el municipio de Gáldar”. En la isla de Gran Canaria, solamente el municipio de Santa Lucía de Tirajana prohíbe de igual manera este tipo de espectáculos, aunque Telde y Las Palmas de Gran Canaria aprobaron el pasado año en sus plenos sendas iniciativas para declararse ciudades libres de circos con animales.

En los últimos años un circo que ofrece este tipo de espectáculos ha solicitado su instalación en el municipio, siendo siempre rechazada debido a la ordenanza en vigor. De hecho, desde 2010 hasta la fecha, solo el circo Alegría On Ice, un espectáculo que combina el estilo musical con números aéreos, acrobáticos y cómicos sobre una pista de hielo que no consume energía y sin la presencia de animales, ha sido el único que ha logrado la licencia de ocupación en Gáldar.

Por último, en la ordenanza se establece también que “los animales son seres sensibles que tienen unos derechos que los humanos tenemos que respetar. Hay que concienciar a la sociedad para que los respeten y los cuiden y para crear una mentalización de adopción y respeto mutuo; y a las Administraciones Públicas para que faciliten estas adopciones y habiliten espacios y zonas donde puedan circular libremente junto a sus dueños. Las Administraciones deben dar ejemplo a los ciudadanos”.

ENLACE A LA ORDENANZA MUNICIPAL REGULADORA DE TENENCIA, CUSTODIA Y PROTECCIÓN DE ANIMALES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.