La Playa de Sardina es a partir de ahora accesible para todos. El Ayuntamiento de Gáldar ha culminado entre este viernes y sábado la instalación de un salvaescaleras que permitirá el acceso hasta la misma arena a personas con diversidad funcional, que hasta ahora veían cómo el disfrute de la playa quedaba a decenas de escalones y a una rampa con una pendiente de más del 30%.

Con esta instalación se democratiza el uso de la playa con una actuación que, si bien es provisional, garantiza el uso y disfrute de la mejor playa del municipio. Según ha informado el alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa, esta instalación es provisional hasta que sean ejecutadas las obras de instalación de un ascensor panorámico que resuelva el problema definitivamente, cuyas obras se estiman que puedan comenzar en unos 3 meses.

Se trata de una actuación muy demandada por muchos vecinos del municipio con dificultades de movilidad, que ahora ven cómo pueden hacer uso de la arena de esta zona de baño en igualdad de condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.