Con la resaca aún de las multitudinarias Rama y verbena de amanecida del día anterior se despertaban bien temprano los vecinos de Barrial este domingo para cumplir, un año más, con su patrona, Nuestra Señora de los Desamparados.

A las 12 del mediodía daba comienzo la función religiosa, oficiada por el párroco del barrio, Marcos Arencibia, quien oficiaba su primera función religiosa en honor a la Virgen desde su llegada al barrio.

Una hora más tarde, el repique de campanas y el lanzamiento de salvas indicaban la salida procesional de la imagen, obra del escultor Juan Borges Linares, acompañada por las reinas de las fiestas y sus respectivas cortes, la corporación municipal junto al pregonero de las Fiestas, Heriberto Reyes, y el vice presidente de la comisión de fiestas, Antonio María Benítez.

A su llegada al campo de fútbol del barrio tuvo lugar la bendición del nuevo club Cruz de Barrial Balompié, presentado oficialmente durante estas fiestas, y la ofrenda floral a la imagen por parte de jugadores del club.

Una vez terminada la procesión llegó el turno de disfrutar en casa del tradicional almuerzo familiar. Un breve descanso y de nuevo para la plaza, porque a las 6 de la tarde esperaba la vaca para ser ordeñada y cuya leche fue degustada por los presentes. Una tradición la de la ordeñada de la vaca que se remonta a los años 70 del siglo pasado.

Seguidamente, la Batalla de Flores dio rienda suelta al desenfreno y a la «guerra sana» vecinal, en la que grandes y pequeños lanzaban con ganas las bolas de confeti.

Finalmente, el día grande concluyó con la gala artística en la plaza José Rodríguez Quintana.

ENLACE A LA GALERÍA DE IMÁGENES.

Vídeo de la bendición del Cruz de Barrial Balompié:

Vídeo de la Batalla de Flores:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.