Un nuevo ejemplar de culebra californiana ha sido hallado mientras reptaba por la pista de atletismo de la Ciudad Deportiva “Venancio Monzón” de San Isidro.

No es la primera vez que un ejemplar de esta clase de ofidio es avistado en la zona; de hecho el macizo de Amagro, en cuya falda se encuentra esta instalación, es uno de los dos principales enclaves de la isla donde la especie ha logrado asilvestrarse con éxito y multiplicar su población. Durante los últimos años ha sido relativamente frecuente la aparición de ejemplares de culebra californiana en barrios cercanos a Amagro, como Barrial, La Enconada y El Roque e incluso Sardina.

El programa Life de la Unión Europea trabaja desde hace años en el control de la culebra real de California en Gran Canaria, de las que se ha logrado retirar más de 3.000 ejemplares, pero su facilidad para reproducirse y su adaptabilidad al ecosistema canario ha hecho imposible hasta ahora su erradicación.

Aunque la culebra de California resulta inofensiva para el ser humano, toparse con ella sigue provocando sustos importantes a los vecinos de las poblaciones en las que se ha asentado debido al miedo que siempre han representado estos reptiles, sumado a que no es una especie común de las islas.

Esta serpiente, originaria del oeste de EEUU, se encontró por primera vez en libertad en Gran Canaria en 1998, pero no fue hasta 2007 cuando se descubrió hasta qué punto se había adaptado a un territorio donde no tiene enemigos naturales y donde ha encontrado, y en abundancia, su comida preferida: los lagartos, lisas y otros reptiles endémicos a los que la culebra está amenazando al no tener depredadores naturales.

En caso de avistamiento, las administraciones urgen a dar aviso de inmediato a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, con el objetivo de frenar la multiplicación de estos animales en el ecosistema canario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.