Vista aérea del casco de Gáldar. Fuente: fotosaereasdecanarias.es

El Presupuesto General del Ayuntamiento de Gáldar para el ejercicio 2018 así lo prevé: el municipio llegará a 31 de diciembre con una deuda entorno a los 18 millones de euros, lo que supone reducir a casi la mitad la deuda que el actual grupo de gobierno de Teodoro Sosa tuvo que gestionar cuando en 2007 llegó a la alcaldía: tras 4 legislaturas del PSOE (1987-2003) y una del PP-UPG (2003-2007) se había sumado más de 31 millones de euros de impagos, más de cinco mil millones de pesetas.

Ahora la realidad es muy distinta. Por primera vez, la Auditoría del Fondo Canario de Financiación Municipal de las cuentas del ejercicio 2016 aprueba al Ayuntamiento de Gáldar en los ratios de endeudamiento público, tras reducir de forma significativa su deuda en los últimos años, a un ritmo de aproximadamente 2 millones de euros por ejercicio económico.

Además, la concejalía de Hacienda que dirige Valeria Guerra, ha refinanciado en los últimos meses varios de los créditos heredados de corporaciones anteriores, que con el principio de prudencia financiera, han permitido generar un ahorro en intereses a las arcas municipales de más de 165.000 euros, sin aumentar su plazo, sólo tocando a la baja los diferenciales y el tipo de interés, mientras se siguen amortizando al mismo ritmo.

A día de hoy las históricas deudas con Endesa, que llegaron a sumar más de 3 millones de euros y llenaron los espacios públicos galdenses de motores generadores de energía eléctrica en la legislatura 2003-2007 ante la falta de pago de las facturas de la luz, ya son historia. Como historia son ya las deudas con la Hacienda Pública que ya han sido completamente amortizadas.

La deuda municipal galdense a 31 de diciembre de 2018 se compondrá de 1,5 millones de euros de operaciones a corto plazo, 2,2 millones de euros de operaciones a largo plazo, 8,5 millones de euros del préstamo ICO de pago a proveedores y la deuda con la Seguridad Social que estará ya en torno a los 6 millones de euros. De los importes anteriores, todos y cada uno de ellos tienen origen anterior a 2007, cuando suponían cantidades aún mayores que tras una década han ido reduciéndose hasta casi llegar a la mitad.

El resultado de esta reducción de deuda y disminución de gastos financieros, supone que el presupuesto municipal cada vez incorpore más dinero en inversión y en gasto corriente para las diferentes concejalías, con repercusión directa en los ciudadanos, y menos dinero para pagar a los bancos. Ese es el verdadero milagro económico del Ayuntamiento de Gáldar que, tras 10 duros años, comienza a ver sus frutos en las cuentas que el BNR-NC ha aprobado para 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.