El Centro Cultural Guaires acogió este viernes el sentido acto de entrega de Las Pintaderas de Oro de la Ciudad, con las que el Ayuntamiento de Gáldar y toda la ciudad expresa su afecto y respaldo a 33 personas que con su trabajo y su entrega de tantas décadas son dignas de la más profunda admiración y afecto por su manera ejemplar de luchar para sacar adelante sus vidas y las de sus familias. “Vaya desde aquí nuestro homenaje a todos ustedes que se han entregado con tanta tenacidad a esa lucha diaria que es la vida” les dijo el alcalde de la ciudad Teodoro Sosa en su intervención.
El acto comenzó con la intervención del concejal de Relaciones Institucionales, Agustín Martín Ojeda, que dio paso a la presentación en imágenes y audio de las semblanzas con los homenajeados y a la actuación de la cantante Mayelin Naranjo que animó la velada e hizo las delicias del público con sus sones.

El alcalde hizo entrega en dos bloques de cada una de las pintaderas y les agradeció a todos el ejemplo que han dado que ayuda a mostrar a los más jóvenes algunos de los aspectos más positivos de la vida. “Porque gracias a ustedes podemos mostrarles que en los peores momentos, en los más difíciles, es cuando de manera más clara ustedes han demostrado que hay que tirar hacia delante, con trabajo, con honradez y con confianza, teniendo como único objetivo hacer mejor la vida de sus hijos y sus familias”.

Mujeres a las que recordó siempre tras un mostrador cada día, durante años y años, atendiendo siempre a sus clientes, haciendo que la rutina de la actividad comercial, se convirtiera en auténticos lugares de encuentros y confidencias, apuntando las compras y dejando “fiao” hasta que se cobrara.

Pintadera de Oro recibieron María del Pino Quesada Guillén, con 50 años de trabajo en su tienda de la calle Doramas; María Salomé Ramos Mendoza, con 34 años en su tienda de Corralete; Dolores Betancor Moreno, al frente de su tienda de Sardina durante 30 años; Concepción Pérez Diepa, con su puesto de frutas y verduras en La Recova de Gáldar; Antonia González Rodríguez y María Jorge Vega, ambas por sus tiendas del barrio de La Montaña de Gáldar; Teresa González Navarro por toda una vida en su tienda de comestibles de la calle Jordán; Dolores Ruiz Hernández, por su tienda en la calle Bentaguaires; Susana Dolores Mateos Saavedra por su tienda de comestibles en el barrio de San Isidro o Beatriz Reyes Rodríguez, que comienza a trabajar en la tienda de aceite y vinagre de Lomo V y después en la suya propia , en la calle Doramas.

También Pintadera de Oro para Faustino González Suárez y Mario Molina Martín por sus años de trabajo como molineros en el Molino de Rojas; Carmelo Ojeda Déniz por su negocio del Molino de los Cabucos; Juan Molina Sosa, comerciante de frutas y verduras en la calle Doramas del casco de Gáldar; Cristóbal Molina Moreno, por su tienda de aceite y vinagre en la calle Tazirga y José Suárez Hernández cuya vida profesional, durante 35 años, transcurrió en dos tiendas de aceite y vinagre, primero en la calle Fernando Guanarteme, esquina Gumidafe y luego en la calle Tirma, esquina Faicán Aytami.

En el sector de la restauración, Félix Ramos Luján, por su emblemático Bar Alcory al que dedicó 42 años de su vida; y Manuel Jiménez Sánchez por llevar el Bar Parada también durante 50 años o Nemesio Mendoza Jiménez, al frente del Bar Saucillo.

Recibieron Pintadera de Oro, Francisco Cabrera Mujica, al frente de la Ferretería Cabrera durante 50 años; Roque Jiménez Sánchez de profesión chapista en su taller de El Agazal durante 35 años; Miguel Delgado Pérez, por su taller de recauchutados durante 45 años o Francisco Sosa Bolaños, con su negocio de servicio de neumáticos y engrases en San Isidro, que creó y regentó durante 32 años.

Por su labor en la repostería tradicional, Pintadera de Oro a Pino Valencia Valencia y a Juan Molina Guerra, uno de los pocos comerciantes mayoristas de alimentación de la zona, que dirigió y gestionó su negocio durante 40 años.
Esta distinción fue también a manos de Clemente Reyes Linares, durante mucho tiempo fue el único y más conocido fotógrafo del municipio, con su propio estudio, 35 años ejerció su profesión.

Recibieron Pintadera de Oro Ana García Castellano, panadera de Juncalillo durante 50 años; Luis Sosa Mendoza, panadero de Hoya de Pineda y Pablo García Moreno, al frente de su panadería en La Montaña.

Han sido distinguidos Marcelino Rivero Falcón, por tantos años al frente de su tienda en la Presa de los Pérez; Juan Aguiar Díaz, artesano de instrumentos de cuerda; José Suárez Díaz, que dedicó 40 años de su vida a su tienda de muebles en la calle Tenesoyas o Teodoro Monzón Jiménez, para quien la agricultura ha sido su profesión durante 50 años.

Sosa dijo en su discurso que Gáldar y su Ayuntamiento no olvida a su gente y no olvida tampoco que este municipio es un referente en tantas actividades, sectores y oficios de este Norte de Gran Canaria
“Cada dos años hacemos entrega de estas distinciones y ya llevamos la cifra de 85 distinguidos con la Pintadera de Oro de la Ciudad. Sigue habiendo mucha gente que merece aún este reconocimiento. Y no nos cabe la menor duda de que seguiremos apoyando estos reconocimientos”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.