El Instituto Canario de Estudios Históricos “Rey Fernando Guanarteme” centró este año su Capítulo Extraordinario de las Fiestas Mayores de Santiago en la música del poema de Celso Martín de Guzmán, “Rapsodia para un Guanarteme Cautivo”, que ha sido compuesta por el director de la Coral Polifónica de Gáldar y profesor de la Escuela de Música de esta Ciudad, Edmundo Domínguez del Río quien explicó a los asistentes cómo fue el proceso de creación literaria y musical.

El humanista y arqueólogo Celso Martín de Guzmán, galdense e impulsor de la Cueva Pintada, escribió en Calatayud el 30 de mayo de 1981 la “Rapsodia para un Guanarteme cautivo”, poema que trata de la conquista de Canarias y de las vicisitudes del Rey Fernando Guanarteme para salvar a su pueblo de un genocidio por parte de los castellanos.

Domínguez del Río cumpliendo una promesa que le hizo en vida a Martín de Guzmán, ha puesto música a este poema basándose en lo que dejó escrito su autor sobre un relato verídico, como lo fuera la presentación en Calatayud, en 1481, del dinasta canario, Rey de Gáldar, Thenesort Semidan. El “rapto”, más que un episodio armado se enfoca como un “secuestro psicológico del príncipe isleño”, quien ante el esplendor renacentista del Reino de Aragón, coincide con el proceso histórico del mundo grecolatino. “Está y debe ser concebido como un canto a la libertad a la solidaridad entre los pueblos de la tierra. Es, o quiere ser, un texto con contenidos universales, precisamente por inspirarse en cuestiones humanas”, explicó.

El autor musical de esta pieza recordó que en 2016 se estrenó en el Centro Cultural Guaires el primer tiempo de los once de que consta la rapsodia y adelantó que tiene en proceso otro de los poemas, “Infaca”, que trata de la muerte de Doramas en los cerros de Arehucas una mañana estival de agosto.

“Guiado por los lugares que Celso proponía para la inspiración, al comienzo de la obra construí una melodía que pudiese recordar las culturas del norte de África, así como plasmar con los acordes la cadencia de los dromedarios caminando, de las naves surcando los mares, los presentimientos, las pugnas culturales, en un periodo de sombras común a todas las islas, aunque en el texto se hable solo de Gran Canaria. Este reto lo abordé como una fantasía compositiva en la que los elementos protagonistas rozan lo anacrónico”, relató Domínguez.

Chácaras, tambores, silbidos gomeros, aparecen en un entorno generalizado, con la intención de plasmar una serie de señales que puedan ser reconocidas en nuestras costumbres etnológicas. “He respetado en todo momento el guión histórico que el autor dejó escrito, pero la fuerza incontenible de su letra me exigió profundizar más aún, elevando la sencillez que él proponía a un nivel más alto y más cercano a un poema casi sinfónico”, añadió.

El canto inicial, “Isla”, es un tema que enaltece la dinastía de viejos semidanes, de harimagadas y mujeres madre-tierra y, sobre todo, al pueblo canario, nacido en la noble cuna de las marcas de Agaldar, cerrando así la primera página histórica, escrita por nuestros antepasados.

La música sonó para los asistentes a este Capítulo Extraordinario que alabaron la fuerza del poema y la fantasía compositiva de su autor. Domínguez recibió el reconocimiento del público asistente.

Además de la entrega de las distinciones a los nuevos miembros del Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme, el alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa Monzón, quiso en su intervención final de este acto, felicitar al presidente y miembros de esta institución académica por la Medalla de Oro de la Ciudad de Gáldar a este Instituto, recibida en el acto de Honores y Distinciones celebrado el pasado sábado en el Templo de Santiago, reconociéndoles de esta forma el compromiso que han mantenido con este municipio por el estudio y la difusión de quienes lograron ser protagonistas de la historia de esta isla y de la primera capital de Gran Canaria.

Asimismo, Sosa quiso felicitar a Edmundo Domínguez por este impresionante trabajo musical en el que “música y poesía se unen para hacernos sentir, para crear a través de ella una gran empatía hacía nuestros orígenes prehispánicos”

Al finalizar el acto los participantes protagonizaron la ofrenda floral ante la imagen del Rey Fernando Guanarteme en la Plaza de los Heredamientos con la música de Jany Jiménez al violín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.