En la calle Antoñito El Pescador, en el barrio galdense de Sardina, el Ayuntamiento de Gáldar ha creado un espacio para el encuentro de vecinos, pavimentando y dotando de una pérgola a este rincón junto a la ermita para cubrir de sombra y prepararlo para las reuniones de los vecinos. Además, ha sido vallado y se pondrán bancos para la comodidad de los que lo utilicen.

Esta actuación viene a complementar las obras de embellecimiento y mejora del entorno de la Iglesia, llevadas a cabo dentro del Plan de Barrios puesto en marcha por el grupo de gobierno municipal, y que permitió la ejecución de un mirador, la rehabilitación del pavimento de la plaza y la dotación de aparatos biosaludables, además de la mejora del parque infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.