Este miércoles fallecía Isidro Oliva del Pino, Medalla de Oro de la Ciudad de Gáldar distinción que recibió en el marco de las Fiestas de Santiago en 2016. Aunque comenzó su trayectoria profesional siendo maestro, Isidro Oliva fue muy conocido en este municipio y comarca por ser agente y corredor de seguros contando con su propia empresa. El alcalde de la ciudad, Teodoro Sosa Monzón, quiso expresar sus más sentidas condolencias por su pérdida a toda su familia y amigos y en especial a su esposa, la docente Matilde Gordillo.      

Con motivo de la entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad, el alcalde de la ciudad dijo “Él que comenzó y dedicó muchos años a ser maestro, quiso probar suerte, con valor y sacrificio, formándose como agente y corredor de seguros, siendo durante muchos años titular de una de las empresas punteras en este sector, creando puestos de trabajo para la gente de Gáldar. Deseamos que reconocimiento a ambos sirva de llamada y de estímulo para muchos jóvenes, para que no caigan en el desánimo y sigan adelante e la meta de labrarse un futuro con mayores esperanzas”.

Nacido en Gáldar, hijo de Juan Oliva Orihuela y Carmen Del Pino Roque, ha vivido en esta ciudad toda su vida.

Obtuvo el título de maestro de primera enseñanza y comenzó su andadura profesional dando clases en la Montaña del Tablero de Maspalomas en 1.963, con posterioridad, y ya en Gáldar, impartió clases de Alfabetización de personas adultas en varios centros.

Agotada la campaña de alfabetización pasó a impartir E.G.B. en el colegio Antonio Padrón y con posterioridad ejerce como Maestro de E.G.B. y como de profesor de Educación Física en el Colegio Fernando Guanarteme, del que finalmente solicitó la excedencia en 1.983.

En la época en que comenzaba su andadura como educador, se decidió a trabajar por cuenta propia, comenzó a desarrollar una serie de actividades como Agente Comercial Colegiado, como

venta de libros, maquinaria y herramientas y finalmente seguros desde su domicilio de Rojas y más tarde en la calle Capitán Quesada. A partir de 1983 y dada la exitosa labor desarrollada como Agente de Seguros en primera instancia y Corredor de Seguros y simultaneando los seguros con la actividad de Agente de Banca con Bankinter, decidió solicitar la excedencia como educador.

Toda esta actividad económica genera con el tiempo puestos de trabajo en Gáldar. Pasando en unos años de la pequeña oficina de Capitán Quesada a las actuales instalaciones de la calle Drago, contando con una larga trayectoria de más de 52 años en el ámbito de los seguros. D.E.P.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.