Asimismo, los expertos han comprobado que aquellos jóvenes que no desayunan o que sólo comen dulces por la mañana son dos tercios más propensos a tener factores de riesgo vinculados a enfermedad cardiaca y diabetes a los 40 años.

Para llevar a cabo esta investigación, publicada en «Public Health Nutrition» y liderada por Maria Wennberg, se estudió a 889 personas de Lulea (Suecia), a los cuales en el año 1981, cuando tenían 16 años, se les pidió que respondieran a un cuestionario sobre lo que habían comido en el desayuno.

Una vez obtenidos los resultados, se les volvió a examinar en el año 2008, cuando tenían 43 años, con el fin de descubrir si tenían factores de riesgo asociados a enfermedades del corazón, diabetes o accidentes cerebrovasculares.

De esta forma, los expertos mostraron que el 27 por ciento habían desarrollado signos de este síndrome y que, además, aquellos que habían asegurado no desayunar eran un 68 por ciento más propensos a padecer síndrome metabólico en la edad adulta.

Malos hábitos

Respecto a los componentes individuales del síndrome, los investigadores encontraron que aquellos que padecían obesidad y que tenían altos niveles de azucar en sangre a los 43 años habían tenido malos hábitos a la hora del desayuno cuando tenían 16 años.

No obstante, y pese a estos datos, los autores de la investigación han reconocido las limitaciones de la misma puesto que el cuestionario de 1981 sólo reflejó los hábitos de un sólo día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.