Los investigadores analizaron a un grupo de niños, de 9 y10 años de edad, a los que se pidió montaran en bicicleta durante 15 minutos en dos entornos: en una bicicleta estática mientras veían video de una pista forestal o en la misma bicicleta estática pero sin el estímulo visual.

Y los datos mostraron que la media de la presión arterial sistólica de los niños -la presión en las arterias cuando el corazón late- era 97,2 mmHg transcurridos 15 minutos después del «ejercicio verde», frente a 102,7 mmHg después de la actividad normal (más de 5%).

Hipertensión

Explica Michael Duncan que disminuir la presión arterial se asocia con un menor riesgo de desarrollar problemas de salud, mientras que la presión arterial alta o hipertensión es un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. «La hipertensión es un problema crónico de salud mundial, por lo que teniendo en cuenta los resultados que hemos visto en nuestro estudio es crucial que continuemos investigando en el papel de la actividad física, en especial, la que se hace al aire libre».

Si realmente existe una correlación entre las escenas de visión de la naturaleza y un ejercicio posterior a tensión arterial baja, según lo indicado por los datos, «podría tener consecuencias muy positivas en el fomento del ejercicio al aire libre para reducir los riesgos para la salud como medida de salud pública», asegura Duncan.

Fuente:Abc-salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.