Oficinas municipales del Ayuntamiento de Gáldar.

La buena noticia fue dada a conocer por la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas del Ministerio de Hacienda y con ella se conceden dos años más de carencia y 20 años de amortización de la deuda financiera. El alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa Monzón, mostró su satisfacción al conocer la noticia, ya que supone un desahogo importante y sin precedentes para las arcas municipales, no sólo para esta legislatura, sino para las próximas corporaciones que además de pagar a los bancos tendrán un margen mayor de maniobra para llevar a cabo actuaciones que redunden en el bienestar de los vecinos del municipio.

De hecho, ha sido la buena gestión económica llevada a cabo en estos últimos años y la adopción de medidas como la renegociación de la deuda con la Seguridad Social, la reducción del capítulo de gastos de personal, y la disminución importante del gasto corriente en bienes y servicios, lo que ha permitido que el Ministerio de Hacienda informe favorablemente sobre el nuevo Plan de Ajuste y permita así al Ayuntamiento la modificación del conjunto de estas operaciones a mejores condiciones.

Esta aprobación además trae consigo la congelación del IBI y no tener que adoptar nuevas medidas de reducción del gasto, así como que no se incluya la obligación inicialmente planteada de tener que equilibrar los servicios públicos que se prestan en el municipio en el plazo de cuatro años.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.