Este jueves, 26 de marzo, a las 19.30 horas, la arqueóloga y conservadora del Museu de Prehistoria de Valencia, Yolanda Soler Mayor, impartirá en el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada de Gáldar, la conferencia titulada ‘¿Eran así las mujeres en la Prehistoria?’.

La conferencia se enmarca en el ciclo impulsado con motivo de la muestra que se exhibe actualmente en el centro, ‘Prehistoria en cartel: la imagen de la mujer en el cine’. Hasta el día 3 de mayo, la exposición recorre los singulares prototipos femeninos empleados en el diseño de la cartelería promocional de algunos filmes, que, a lo largo de la Historia del Séptimo Arte, han abordado el tema de la Prehistoria. La iniciativa se enmarca, a su vez, en el programa de actos organizados en marzo por el Área de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos de la Corporación Insular, que coordina Larry Álvarez, coincidiendo con la celebración del Día de la Mujer.

Según la investigadora, “las mujeres estuvieron en la prehistoria, lógicamente, e hicieron un trabajo importante. Cuando hablamos de momentos muy antiguos, estamos considerando sociedades cazadoras-recolectoras del paleolítico, y no está del todo demostrado que fueran exclusivamente los hombres quienes cazaran. En determinadas sociedades vemos casos de mujeres que van a cazar con sus compañeros y cada sociedad funciona de forma diferente, por lo que no podemos generalizar y decir, para toda las prehistoria, que los hombres cazaban y las mujeres recolectaban y, en esos momentos tan antiguos, todos los miembros del grupo y todas las funciones son básicas e importantes para la supervivencia”.

Las nuevas miradas al pasado de la Humanidad y el protagonismo de la mujer en la prehistoria y el mundo antiguo, entre las primeras sociedades cazadoras, recolectoras y pescadoras y la Edad del Bronce, han sido los ejes de investigación de la arqueóloga Begoña Soler.

Desde el siglo XIX, la investigación ha proporcionado un conocimiento exhaustivo de los modos de vida de las sociedades del pasado y, sin embargo, es fácil comprobar cómo la presencia de la mujer en la mayor parte de los textos y de las imágenes de exposiciones divulgativas es casi nula, apareciendo sólo “el hombre prehistórico”. La razón aducida es que “los restos arqueológicos no permiten asignar con exactitud las actividades a uno u otro sexo y por ello se usa el neutro, masculino. Y así, las mujeres han ido “quedando relegadas a un segundo plano, estáticas e invisibles”, señala Soler Mayor. Las mujeres siempre han estado relegadas a un segundo plano y los historiadores e historiadoras reivindican en la actualidad que “hay una parte de la sociedad que no está representada en la historia”.

“Acercar la realidad de las mujeres de la prehistoria y pretender desmitificar el concepto de que el hombre cazador era la autoridad dominante”, es el propósito de Begoña Soler en su conferencia. La arqueóloga explica que las mujeres han estado olvidadas en todos los periodos históricos y que esa arqueología de género existía, aunque no se había difundido sus investigaciones.

Según Soler, “la arqueología lo que nos permite es recuperar los restos del pasado y en cada momento los estudios de género se adaptan a la información que se recupera… No es lo mismo la información que proporciona un yacimiento de la Edad de Bronce que un yacimiento romano donde existen textos que nos explican cosas que las mujeres podían hacer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.