La comunidad educativa del IES Saulo Torón vivió este jueves una jornada histórica. Cientos de alumnos se concentraron, al final de la jornada lectiva, en el solar en el que está previsto la construcción del nuevo instituto de enseñanza secundaria, en el barrio de San Sebastián.

Aprovechando que hoy se celebra el Día Mundial del Agua y el IES Saulo Torón había planificado unas actividades en el barranco de Gáldar, el alumnado decidió aprovechar la ocasión para exigir de manera pública, y por primera vez en años, el inicio de las obras del nuevo instituto. Y es que el ansiado nuevo instituto, demandado desde hace tres décadas, nunca había estado tan cerca, pero ya nadie acepta las excusas que se dan desde la consejería para justificar los retrasos.

Iñaki Velasco, como padre de alumnos, en la lectura del manifiesto, recordó las sucesivas ocasiones desde el año 1994, en las que el Gobierno de Canarias ha prometido el inicio de las obras, con presupuesto asignado incluido, pero que hasta día de hoy no han llegado. La última de ellas hace unas semanas, en la reunión del consejo escolar en la que la directora General de Infraestructura Educativa, Ana Dorta, no se atrevió a dar una fecha definitiva para el arranque de los trabajos. También la docente Gloria Falcón denunció las condiciones en las que a diario conviven más de 700 alumnos, con unas instalaciones totalmente obsoletas, sin escaleras de seguridad, pasillos estrechos y tan solo con un baño para cada sexo.

Y es que ahora se plantea la problemática de que hay 2 millones de euros de financiación logrados por Nueva Canarias en los PGE, pero no está el proyecto de ejecución. En realidad sí lo hay, pero el hallazgo de unos restos arqueológicos en el año 2015 hace que sea necesario modificar el proyecto para compatibilizar la obra con su conservación. El lapso de tres años transcurridos desde su descubrimiento hasta ahora sin haber sido modificado el proyecto deja a las claras la nula voluntad del gobierno de Coalición Canaria para ejecutar el nuevo instituto, y ha sido solo la consecución de los dos millones de euros lo que ha obligado a activar el proceso de manera precipitada. Aún con todo, la última promesa de la consejería de Educación es la de licitar antes de que acabe este curso las obras del nuevo centro educativo.

Recientemente se ha adjudicado ese modificado, pero ya se juega a contrarreloj. De no invertirse esos dos millones antes de abril de 2019, el gobierno deberá devolverlos al Estado, y no hay otra partida económica consignada para arrancar las obras. Si se diera este hecho, tal y como afirmó uno de los alumnos del centro, Antonio Díaz, sería un hecho “imperdonable”. Díaz recordó que en Gáldar solo se ha construido un instituto en los últimos 50 años, a pesar de tener más población que los municipios del entorno, por lo que “solo piden” un centro educativo en el que poder completar sus estudios con total garantía de accesibilidad y seguridad.

Los próximos meses serán una prueba de fuego para demostrar la verdadera voluntad política con este proyecto, o si por el contrario, como ha pasado en las últimas décadas y han sufrido cientos de alumnos en los últimos 25 años, Gáldar seguirá siendo el gran marginado de Canarias en materia de infraestructura educativa (como en tantas otras).

ENLACE A LA GALERÍA DE IMÁGENES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.