Este mes de septiembre se retoman las clases presenciales de todos los colegios del país con cierta incertidumbre tanto por la evolución y transmisión del virus covid-19 así como sobre las consecuencias jurídicas que pueden recaer sobre los padres que no lleven a sus hijos a clase por dicho motivo. En el presente artículo trataremos de forma sucinta la segunda de estas dos cuestiones.

La Ley Orgánica de Educación (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo) recoge en su artículo 4 recoge que: “Artículo 4. La enseñanza básica. 1. La enseñanza básica a la que se refiere esta Ley es obligatoria y gratuita para todas las personas. 2. La enseñanza básica comprende diez años de escolaridad y se desarrolla, de forma regular, entre los seis y los dieciséis años de edad.”

Por su parte, el artículo 154 del Código Civil establece que: “La patria potestad, como responsabilidad parental, se ejercerá siempre en interés de los hijos […] Esta función comprende los siguientes deberes y facultades: 1º Velar, por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.”

Por tanto, el incumplimiento por parte de los padres de su deber legal de procurar una formación integral a sus hijos puede conllevar la exigencia de responsabilidad y la imposición de sanciones, tanto de ámbito administrativo, civil o penal previstas en la Ley.

Sin embargo, en la situación actual que vivimos de pandemia mundial y crisis sanitaria derivada del COVID-19 muchos padres se preguntan si están eximidos o está justificado la ausencia de sus hijos en las aulas por el miedo ocasionado o la inseguridad provocada ante un posible contagio.

Ante el caso de que un menor no acuda a clase, el centro escolar pone en marcha el protocolo de absentismo escolar. Esto se traduce en que se da cuenta a los servicios sociales competentes, para que se inicie la correspondiente investigación y verificar las razones por las que el alumno no asiste a clase, emitiendo un informe sobre el asunto. Cuando no se puede conciliar la situación con los padres y el menor, es la Consejería quien continúa con los trámites sucesivos.

El procedimiento administrativo que inicia la Administración puede terminar en una multa o apercibimiento recurrible ante un juzgado contencioso-administrativo competente.

Excepcionalmente, en los casos manifiestamente graves y reiterados, se podría llegar incluso a la retirada de la patria potestad total o parcialmente, que regula el artículo 170 del Código Civil.

Y como última vía judicial a la que ha de recurrirse contra el absentismo escolar es la vía penal, dirigida por la Fiscalía de Menores. En este sentido, el artículo 226 del Código Penal expresa que: “Artículo 226. 1. El que dejare de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar o de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge, que se hallen necesitados, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses. 2. El Juez o Tribunal podrá imponer, motivadamente, al reo la pena de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar por tiempo de cuatro a diez años.”

Asimismo, en el marco de la pandemia actual y la vuelta a las aulas, el Ministerio Fiscal ha publicado un documento en el que recuerda la obligación de los padres de la escolarización obligatoria de sus hijos entre 6 y 16 años de edad y reconoce que: “En el momento presente, ante la crisis sanitaria que afecta a todos los ámbitos de la sociedad, la preocupación por la garantía de la salud es comprensible y compartida”. El referido comunicado continúa así: “los centros escolares deberán aplicar y observar los oportunos protocolos de seguridad establecidos por las autoridades educativas y sanitarias competentes” para concluir afirmando que “La asistencia presencial del alumnado, en los parámetros y condiciones antedichos, “constituye una obligación ineludible para los padres o tutores de los/as menores afectados”, por lo que“la desatención voluntaria, injustificada y persistente acarreará las consecuencias legales derivadas del incumplimiento de los deberes inherentes a la patria potestad, como ha venido ocurriendo de forma habitual hasta el momento en los supuestos de absentismo”, concluye el Ministerio Fiscal.

En resumidas cuentas, habrá de estar al caso, a las causas y a las circunstancias concretas en las que se ha dado el absentismo del menor y, en consecuencia, se tomarán las medidas legales oportunas.

Si necesitas asesoramiento jurídico y defensa legal para este tipo de procedimiento, no dudes en ponerte en contacto a través de cualquiera de los siguientes medios: teléfonos 722.113.130 o en el 928.900.789; en la página de Facebook “Daniel Gil Abogado”; en el Instagram @danielgilabogado, o en el email danielgil.abogado@gmail.com. 

Despachos profesionales abiertos en Gáldar y Las Palmas de Gran Canaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.